Saltar al contenido

4 acciones fáciles para adelgazar y estar más sanos

26 octubre, 2017

4 Acciones Para Adelgazar


Otro día más y otra oportunidad más para ser una mejor versión de ti mismo/a. Yo estoy en ello y, como sabes, aquí te voy contando todo lo que aprendo, lo que me funciona y lo que no, que aunque nadie escarmienta por boca ajena, nunca está de más saber cómo se las arreglan los demás.




Por eso, hoy vamos a seguir viendo un poco más en profundidad algunos de los

25 cambios para perder peso y ponerte en forma

.



1. No dejes pasar demasiado tiempo entre comida y comida



Este es un punto peliagudo porque suele confundirse con una idea que, humildemente, considero dogmática, y es la de que hay que comer cada 2 o 3 horas para acelerar el metabolismo y así adelgazar. 


Entiendo que “no dejar pasar demasiado tiempo entre comida y comida” y “comer cada 2 o 3 horas” puedan dar lugar a confusión a primera vista, pero realmente NO SON IGUALES. 


“Comer cada 2 o 3 horas”


implica que debes comer dentro de esa franja de tiempo, sí o sí, tengas hambre o no la tengas, hayas tenido un gasto energético alto o bajo, sea cual sea tu actividad diaria, tu edad, tu metabolismo, etc. 


Mientras, “no dejar pasar demasiado tiempo entre comida y comida” implica una franja de tiempo indeterminada que variará según las necesidades de cada persona. La idea es simplemente no llegar a sentirse hambriento como para agarrar la primera bolsa de patatas fritas que veas y comértela con nivel de ansiedad “x” elevado a “n”.




En el post

Por qué desayunar te cambiará la vida

ya hablamos de la importancia de romper el ayuno. Cuando nuestro cuerpo percibe que va a haber una carencia de provisión energética, minimiza el consumo de energía. Es decir, quema menos calorías y por lo tanto adelgazas más lentamente. Pero esto ha sido llevado en el mundo del fitness al punto de convertirse prácticamente en una norma:

hay que comer 6 o 7 comidas al día

.Y esta, es una afirmación, cuanto menos, discutible.




Principalmente la idea surge del hecho de que nuestro organismo quema calorías para digerir los alimentos que consumimos, lo que es conocido como

efecto térmico de los alimentos o termogénesis

. Sin embargo,

los estudios sobre esto

 (por el momento) han concluido que no existe una diferencia estadística suficiente como para asegurar que comer 6 o 7 veces al día adelgaza más que comer 2 o 3. Lo que realmente importa es la diferencia entre calorías ingeridas y calorías gastadas. 


Así que, ¿cuál es la conclusión?



Que no hay evidencia de que comer cada 2 o 3 horas o comer 6 o 7 veces al día te vaya a ayudar a adelgazar más que si comes 3 veces. Lo que sí es importante que tengas en cuenta es que si esperas demasiado tiempo para comer y llegas a sentirte hambriento, es más probable que hagas malas elecciones y acabes comiendo cosas como patatas fritas, chocolatinas o cualquier alimento procesado. Primero, porque el sentirte hambriento te crea una urgencia de comer y lo más rápido es coger la bolsa de ganchitos o las galletas de turno. Segundo, porque tus niveles de glucosa estarán muy bajos, lo que hará que tu cuerpo te demande alimentos cargados de esta. 


Por lo tanto, evita llegar a ese estado en el que “te comerías al Mani empanado” (pueda que no entiendas esta frase, es una de esas exageraciones andaluzas que me encantan) y mejor coges una manzana o un puñadito de almendras crudas.


2. No compres lo que no debas comer


Parece algo obvio pero seguro que has caído más de una vez. Si sabes que no te controlas con las galletas, no las compres porque si tienes el paquete en casa, va a ser un ejercicio de autocontrol en el que llevas todas las de perder. En vez de comprar el paquete, si quieres darte un capricho un día, compra formatos individuales como los que venden en las máquinas expendedoras. También Puedes Comprar en una tienda que a mí me encanta, tiene los mejores Precios en nutrición deportiva Donde compro todo para entrenar en el gimnasio


Aprovecho también para recordarte algo que habrás oído y leído muchas veces: NO VAYAS A HACER LA COMPRA CON HAMBRE. ¡Es una tortura! No sé si se lo has vivido en tu propia piel, pero yo lo noto. Si voy a hacer la compra con hambre, solo tengo ganas de coger “porquerías”, y eso que no soy una persona a la que le gusten especialmente los dulces industriales o las patatas fritas de bolsa y cosas similares.


3. Planifica tus comidas


Esto se relaciona mucho con los puntos anteriores. Si tienes claro qué vas a comer durante la semana e incluso lo preparas con antelación, no solo vas a ahorrar en tiempo, sino que te vas a evitar la tentación de comer lo que no debes. Pero si aún esto no te convence, planificar tus comidas con antelación te puede ayudar a ahorrar dinero:




  • Te ahorras tiempo (y el tiempo es oro) y gasolina si compras todo lo que necesitas para la semana porque son menos viajes al supermercado.

  • Ahorras en electricidad porque a la vez que asas, por ejemplo, unos boniatos, puedes hacer el pescado al horno; o a la vez que cueces huevos puedes aprovechar el vapor para hacer verduras.

  • Evitas tirar comida.

  • Ahorras incluso en tener que cocinar tanto porque puedes congelar para otras veces.

4. Cocina




Remangarse y meterse en la cocina no es algo que guste a todo el mundo, pero para comer a diario tampoco hace falta ser Arguiñano. Si lo piensas, con que sepas cocinar un número determinado de platos puedes comer todas los días muy sana y dignamente. Y además, para eso también estoy yo colgando

recetas

, para que no te falten inspiración y ganas.




Cuando cocinas sabes qué estás dando a tu cuerpo. No es lo mismo tomarte una sopa que has hecho tú, que echar en agua hirviendo el contenido granulado de un sobre. ¡Cualquiera sabe qué puede haber ahí

dentro

! (Jijijijiji) Además de los ingredientes desecados casi siempre va a haber conservantes, colorantes, estabilizadores, antioxidantes, endulzantes y un largo etcétera.


Así que no lo olvides, estas 4 sencillas cosas, te pueden hacer tu proceso de perder peso y llevar una vida más sana algo más fácil. Son cosas de sentido común prácticamente, pero que como tantas cosas, olvidamos y no está mal que nos recuerden. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *